Miércoles
8.12.21

29 DE Septiembre DE 2021 | DISFRUTAR LA LECTURA

Cantar leyendo, música hecha libro

Entrevistamos a la fundadora de la editorial Pupek, quien reunió a músicos como Mariana Baggio y otros para que sus canciones sean, además libros. .

Entrevistamos a Daniela Szpilbarg, quien convocó a músicos como Mariana Baggio, Nina Lenze de Vuelta Canela, y María Sol Hermo (Agua de Sol) para su nueva colección de libros.

-¿Cómo caracterizarías la colección Serenata de Papel?
-Es una colección pensada para exponer y reunir algunos de los músicos y músicas que crean hermosas composiciones para las infancias, y darles formato de libro: pensar la canción como una historia, y al mismo tiempo proponer otro acercamiento a las canciones que habitualmente pensamos relacionadas solo con un soporte audiovisual. La intención de la colección es proponer una sinergia entre lo musical, lo narrativo y lo pictórico, que lleve a los niños y niñas al disfrute de la lectura, de los libros, y de la música. Como son libros pensados para compartir con niños y niñas de primera infancia, también los pensé como objetos para compartir, para encontrarse alrededor del libro, mirar, leer, cantar, bailar…tocar un instrumento…muchas actividades alrededor de las cuales aparece el libro.

-¿Cómo fue la convocatoria a músicos como Mariana Baggio?
-La convocatoria se fue dando naturalmente, a partir de conocer mucha música para infancias y tener una cantidad inmensa de canciones conocidas, queridas y con hermosas posibilidades de volverse libros. Comencé por contactarme con Vuelta Canela, que en mi opinión es un grupo de músicos de muchísima calidad, canciones hermosísimas y una instrumentación que enamora a grandes y chicos. A partir de allí, se fue dando en la medida de las posibilidades, dentro de un proyecto tan pequeño como este. Haber podido incluir una canción de Mariana Baggio es también un sueño ya que desde hace muchos años conozco su música, y me resulta una de las compositoras más brillantes de Argentina: desde la letra y las melodías, mezclando estilos musicales desde el klezmer o el jazz, la música medieval, etc. Creo que esta colección viene también a exponer grandes compositores y compositoras de la música popular dedicada a las infancias.

-¿De qué manera creés que los libros se complementan con la música?
-Los libros se complementan naturalmente con la música, ya que las palabras, leídas o cantadas, tienen su musicalidad, y eso es algo muy característico cuando leemos y compartimos con los más chicos: cambiar los tonos, probar silabeos, cantar aquellas frases que aparecen rimadas; creo que la música es un lenguaje muy primario, y además, el aspecto narrativo potencia la música o la canción ya conocida, así como la ilustración potencia la canción y da vida y encarnadura a la historia: música, ilustración e historia se reúnen y así como podemos cantar la canción, podemos mostrarles a los niños solamente las imágenes para que ellos nos vayan contando a nosotros cuál es la historia. Me acuerdo que María sol Hermo, que es autora de dos de los libros de la colección, decía que cuando se ilustra la canción, desde el plano de la imagen se le da una voz a quién canta y aparecen en escena aspectos que aunque en la canción no aparezcan, al estar en la ilustración crea una narrativa que suma muchísimo al sentido de la canción original.

-¿Qué es lo que más te gusta de un libro infantil?
-Lo que más me gusta de los libros pensados para niños y niñas es que tienen muchas vidas posibles: y me gusta también que son libres, con una libertad parecida a aquella con la que los chicos y chicas toman un libro, lo miran, lo recorren, de atrás adelante, de adelante atrás, mirando la ilustración e inventando una historia, o pidiendo que les lean una y otra vez de la misma manera…sin una imposición de “cómo debe ser la lectura”. Lo que es hermoso de los libros es el mundo que se les abre a los niños y niñas, ver esa relación, esas miradas de diversión, descubrimiento, sorpresa.
También me gusta, desde que me empezaron a interesar los libros ilustrados, dejarme llevar y darme cuenta de que no son libros para niños sino que son muchas veces para grandes, y sobre todo para compartir entre grandes y chicos y chicas. Creo que encasillar a los libros ilustrados en que son solamente infantiles, nos cierra un mundo de posibilidades que como padres, madres, tíos o personas que trabajan con las infancias podemos aprovechar para volver por un rato a sorprendernos y dejarnos llevar por la sorpresa de estar descubriendo el mundo.

Daniela Szpilbarg es Dra. en Ciencias Sociales por la UBA. Docente de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Fundadora de Editorial Pupek.



Por Lic. Prof. Carolina Duek
Comentarios de lectores (0)
Escribí tu comentario
Términos de Participación: los comentarios de terceros son de exclusiva responsabilidad de quien los emite, y no de MapadeNiños.com.ar, quien se reserva el derecho de elimiar aquellos comentarios contrarios a las leyes de la República Argentina.
Acepto los términos de participación
Nombre
E-mail

Comentario
Máximo 250 caracteres
 
Facebook Mapadeninos
Instagram Mapadeninos